free mp3 download

Jacqueline Saburido - Una historia de vida - Trabajo academico

El día del accidente (19 de septiembre de 1999) Jacqui iba en el asiento del acompañante con su cinturón de seguridad puesto. El choque fue frontal y en sólo cuestión de segundos el automóvil empezó a incendiarse en la parte delantera. Reggie Stephey, el conductor del otro vehículo, resultó ileso gracias al airbag. El análisis de alcoholemia le dio 0,13 cuando el máximo permitido es de 0,8. El fue quien llamó al 911, pero dos paramédicos, que de casualidad pasaban por el lugar, empezaron a asistir a las víctimas.

Pero pronto el fuego en el interior del automóvil se reavivó. Y Jacqueline aún estaba ahí. Aunque uno de los socorristas hizo todo para rescatarla, pero el fuego le alcanzó la cara. Ella intentó protegerse con las manos. Llegaron los bomberos y apagaron el fuego. Jacqui no se movía, era una "silueta negra". Un helicóptero, corridas en la unidad de quemados en el University of Texas Medical Branch, llamados a Caracas para que viajen sus padres de urgencia y Jacqueline debatiéndose entre la vida y la muerte, entre momentos de conciencia y estados de shock.

Sufrió quemaduras de tercer grado en el 60% de su cuerpo y lo peor le tocó a su cara, manos, muslos, parte de la espalda y la zona abajo de las rodillas.

Los médicos hicieron hasta casi lo imposible. Arreglaron fracturas en un brazo, una pierna y una mano. Batallaron contra infecciones y fiebre altísimas. Probaron con autoinjertos y piel de donante cadavérico. Incluso apelaron a las sanguijuelas para ayudar a reestablecer la circulación sanguínea. Hoy Jacqueline ya no tiene cabello, perdió la nariz, los labios y la oreja derecha, recibió un trasplante de córnea y le amputaron parte de los dedos de las manos.


CÓ THỂ BẠN SẼ THÍCH

Adv...
Loading...
Loading...
XemTop.Com
Copyright © 2017. XemTop - Xem những gì nổi bật nhất.